XXXI Coloquio Internacional
de Bibliotecarios
27, 28 y 29 de noviembre de 2017
Bibliotecarios: nuevas competencias, nuevas habilidades.

 

Ir a facebookir a twitter
 

 

Amanda Weber

Amanda Weber, Estados Unidos

La presentación explora el poder de la literatura infantil bilingüe en la formación y afirmación de la identidad a través de la manera en que presenta a los lectores sus reflexiones. Para usar una metáfora común, se dice que los niños necesitan libros que actúen como espejos en los que puedan verse reflejados; ventanas para mirar y ver otras culturas, personas y situaciones; y puertas correderas de vidrio para abrir paso y hacer esas conexiones entre lo familiar y lo desconocido. El lenguaje, la identidad y el poder se interrelacionan de manera interesante e importante, es crucial que entendamos esto para ayudar a fomentar un sentido positivo de autoestima y agilidad. Como tal, hay que hacer más para asegurar que estamos fomentando la alfabetización y creando lugares seguros para la exploración y celebración de ideas usando ambos idiomas. Hay algo profundo en la lectura de un libro con un personaje que se siente como tú. Cuando los libros ilustrados son cultural y lingüísticamente apropiados, precisos y afirmativos, representan las realidades de los niños e inspiran a descubrir, crear y celebrar sus identidades. La literatura bilingüe encarna el poder de la lectura y puede inspirar a un niño, cambiando su mundo y mostrándoles que pueden ser protagonistas en la historia de su propia vida. Aunque son de especial importancia para los bibliotecarios escolares y los bibliotecarios públicos, estas ideas y cuestiones también son importantes para los bibliotecarios académicos porque desempeñan un papel en asegurar que los jóvenes -los futuros usuarios, bibliotecarios, educadores y líderes comunitarios del mundo- desarrollen un fuerte sentido de identidad y aptitud.

La presentación explora el poder de la literatura infantil bilingüe en la formación y afirmación de la identidad a través de la manera en que presenta a los lectores sus reflexiones. Para usar una metáfora común, se dice que los niños necesitan libros que actúen como espejos en los que puedan verse reflejados; ventanas para mirar y ver otras culturas, personas y situaciones; y puertas correderas de vidrio para abrir paso y hacer esas conexiones entre lo familiar y lo desconocido. El lenguaje, la identidad y el poder se interrelacionan de manera interesante e importante, es crucial que entendamos esto para ayudar a fomentar un sentido positivo de autoestima y agilidad. Como tal, hay que hacer más para asegurar que estamos fomentando la alfabetización y creando lugares seguros para la exploración y celebración de ideas usando ambos idiomas. Hay algo profundo en la lectura de un libro con un personaje que se siente como tú. Cuando los libros ilustrados son cultural y lingüísticamente apropiados, precisos y afirmativos, representan las realidades de los niños e inspiran a descubrir, crear y celebrar sus identidades. La
literatura bilingüe encarna el poder de la lectura y puede inspirar a un niño, cambiando su mundo y mostrándoles que pueden ser protagonistas en la historia de su propia vida. Aunque son de especial importancia para los bibliotecarios escolares y los bibliotecarios públicos, estas ideas y cuestiones también son importantes para los bibliotecarios académicos porque desempeñan un papel en asegurar que los jóvenes -los futuros usuarios, bibliotecarios, educadores y líderes comunitarios del mundo- desarrollen un fuerte sentido de identidad y aptitud.