XXXI Coloquio Internacional
de Bibliotecarios
27, 28 y 29 de noviembre de 2017
Bibliotecarios: nuevas competencias, nuevas habilidades.

 

Ir a facebookir a twitter
 

 

Yolanda Gayol de Pallán

Yolanda Gayol de Pallán, Estados Unidos

Yolanda Gayol de Pallán

Doctora en educación en The Pennsylvania State University, Ha trabajado en la diseminación selectiva de información en las bibliotecas del Instituto de Ingeniería de la UNAM y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Su experiencia en el uso de tecnologías para educar incluye el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la NASA. Actualmente se desempeña como Fellow en Fielding Graduate University. Asimismo, participa en actividades de fomento a la lectura a través del Programa Letras Para Volar de la Universidad de Guadalajara y es profesora visitante distinguida de la Maestría en Literacidad de la Universidad de Guadalajara.

Los bibliotecólogos y la literacidad: nuevas competencias para mejorar el desempeño escolar

Los lingüistas hispanoamericanos han ampliado la noción de texto más allá de las grafías impresas y digitales y por ello, acuñaron el término de literacidad. Este nuevo concepto tiene importantes implicaciones en el trabajo de bibliotecarios y educadores, en sus roles de custodios y diseminadores del saber, así como de impulsores en la formación de identidades académicas, profesionales y sociales exitosas.
 
Al concebirse la noción de texto como cualquier producto humano que tiene una intención comunicativa se expanden las responsabilidades de los bibliotecarios. Su quehacer ya no se limita a promover la lectura de la palabra, sino que también tienen la responsabilidad de ampliar la conciencia de los usuarios para que sean capaces de “leer el mundo”, como diría Paulo Freire. En ese sentido, la literacidad debe entenderse como la competencia para comprender, utilizar y producir nuevos textos. Ello incluye impresos, imagenes, textiles, productos multimediales,objetos culturales, espacios urbanos y las numerosas expresiones artísticas. Al adoptarse la noción de literacidad situada, multimodal e inclusiva se mejora el desempeño de los estudiantes y amplían los horizontes de posibilidad de los ciudadanos.
 
Otro cambio significativo es que la promoción de la lectura ya no se restringe al uso de textos literarios, sino que esta abarca todos los campos del saber y todas las formas de entrega. En esta ponencia se explicará qué competencias requieren los bibliotecarios para promover una comprensión crítica del mundo y actuación ético-social, mediante la adopción de estrategias de la literacidad.